No Items in Cart
Sign In
Loading Profile
Español

Soluciones de desgaste petroquímico

La erosión, la corrosión y la abrasión son sus compañeros constantes durante la producción petroquímica. Por lo general, determinan el rendimiento y vida de un componente. El revestimiento de Kennametal protege a su equipo en varios pasos del proceso y de varias formas.

Pozos térmicos

Los pozos térmicos deben soportar condiciones severas de alta temperatura. Diseñamos los pozos térmicos para ser muy resistentes a la erosión, por lo que pueden soportar los efectos de este duro entorno.

Componentes de bomba

El transporte es un asunto abrasivo. El desgaste abrasivo puede acortar la vida útil de los componentes de la bomba. Deje que Kennametal proteja sus componentes de bomba para ampliar su vida útil hasta cinco veces.

Carcasas, forros de aspiración, anillos de desgaste e impulsores se pueden revestir para obtener una resistencia similar a la abrasión. Protegemos una serie de materiales desde aceros al carbono a aceros inoxidables y a materiales dúplex. El revestimiento se puede aplicar a componentes hasta 64” de diámetro y con un peso de hasta 3000 kg.

Desviadores

La producción petroquímica contiene gran cantidad de tuberías, tubos, desviadores y otros componentes de transporte. Todos pueden sufrir fugas. Cada fuga puede producir un fallo de producción.

El revestimiento de Kennametal refuerza los componentes de transporte para reducir en gran medida el potencial de fugas. Los componentes no protegidos tienen más paradas programadas para su mantenimiento. Los componentes protegidos por el revestimiento de Kennametal disfrutan de tiempos de operación entre 10 y 15 veces superiores entre las paradas programadas que los componentes sin protección.

Tubos de caldera

Las curvas en u de los tubos de la caldera, tubos colgantes y otras formas tienen tendencia a sufrir daños por desgaste debido al flujo constante de material abrasivo.

El revestimiento de Kennametal protege a estas áreas críticas de los tubos de caldera para aumentar su vida entre cuatro y cinco veces más que los tubos sin protección.

El revestimiento transfiere el calor de forma uniforme y puede soportar choques térmicos importantes. Gracias al revestimiento de Kennametal, obtendrá tubos de caldera más duraderos y predecibles.